Tossa de Mar, Girona 668 837 388 krakendive@krakendive.com

Llegamos a Denia tras cuatro horas de carretera y autopista. Cristina nos esperaba en la entrada del puerto deportivo para abrirnos la barrera y poder aparcar dentro, haciendo el traslado del material lo más cómodo posible, gracias a la cercanía al barco y una carretillas que aguantaron el abusivo peso del equipo que preparamos para el viaje; Bibotella, etapas, laterales y todo el impedimenta que nos permite disfrutar del mejor entorno con el máximo confort y seguridad.

Pasando la una, con todo el equipaje estibado, la tripulación y pasaje presentada, dejamos atrás el puerto de Denia y nos abrimos a mar.
La borrasca había pasado, el viento no hacía acto de presencia y obligó al buque a desplazarse a motor, si queríamos estar al amanecer en la isla; Pero un mar de fondo de lejanos temporales nos recordaba que no pisábamos tierra.

Nos dispusimos a dormir en los cómodos camarotes. Nuestra posición en proa nos hacía más vulnerables a los cabeceos, pero el buen hacer del patrón suavizó en lo posible la navegación y disfrutamos de un descanso apacible. Un par de pantocazos me despertaron y, como recién nacido en cuna, me volví a sumergir en el mar del sueño mecido por nuestro Mediterráneo.

Mientras los afortunados descansábamos, Jesús mantuvo rumbo firme 100º para que, al levantarnos tuviésemos la gracia de disfrutar del perfil de Formentera.

Fondeamos en Cala Sahona, a refugio, mar en calma, para montar equipos y prepararnos para la que sería la primera de varias inmersiones espectaculares y, una vez todo en orden, ponemos rumbo a Punta de La Gavina.

Inmersión relajante, toma de contacto, grupos cerrados y guía con amplio conocimiento de la zona. Planeamos por praderas de Posidonia con Nacras escondidas en el tupido verde, fauna característica del momento del año y éstas aguas, túneles tapizados de falso coral y pólipos, bonitos contraluces y disfrute como niños.

Al salir, Jesús ayuda diligente a los buzos a subir a cubierta, recoge etapas y botellas laterales y facilita la tarea de pasar del estado ingrávido al castigo de la gravedad con los muchos kilos que cargamos encima. Para rizar un poco más, un refresco nos hidrata justo cuando nos sacamos el equipo. El cielo en la tierra.

El rugir del compresor para poner las botellas a punto rivaliza con el rugir de nuestros estómagos, que aplacamos con una buena comida en cubierta, agradable sol en el rostro e inmejorables vistas: Restaurante de excepción. Avisaron que no faltaría comida ni bebida, los kilos que he traído de vuelta a la península lo atestiguan. Pocas veces un intervalo de superficie puede ser más agradable que los que disfrutamos a bordo del Beluga.

Una vez cumplidos los tiempos, cargadas las botellas y preparado el equipo, arrumbamos a nuestra siguiente parada: Es Banc.

La inmersión, parecida a la anterior, hace olvidar las sensaciones y paisajes vistos, acaparando toda la memoria la presencia del primer San Pedro que veríamos en los próximos días. Con su comportamiento característico, tranquilo, pausado, como luciendo en pasarela, se deja fotografiar y al rato decide seguir un camino diferente al nuestro.

Distribuimos botellas en sus alojamientos y trajes y demás parafernalia como un expositor a lo largo de los más de 15 metros de eslora del buque y nos disponemos a recargar combustible en Port de La Savina. Aprovechamos para pisar Formentera, visitar el pueblo y los estanques a la luz del atardecer.

Una vez repostado el barco y nosotros mismos, navegamos hasta el Caló de S’Oli para fondear, pasar noche, y disfrutar de las vistas del la cala con la luz que ofrecen las noches previas al plenilunio.

Nos derrumbamos a dormir, que al día siguiente navegaremos por el lado Este de la isla.

KrakenDive

Centro de Buceo

Playa Mar Menuda, S/N,17320
Tossa de Mar
Girona

Teléfono
668 837 388

Formación

Iniciación

Prácticas y repasos

Nuestro centro

Una larga historia de amor bajo el agua

Tras 40 años de vivencias, 30.000 inmersiones, infinidad de bautizos y cursos, deciden darnos el relevo. Por eso KrakenDive se convierte en KrakenDive Mar Menuda, centro donde os enseñamos desde la primera inmersión a ser conscientes de vosotros, de vuestros compañeros y del medio que nos da las mejores sensaciones.